¿Aún recordáis a vuestros profesores favoritos? Yo me acuerdo con nostalgia de algunas de las anécdotas que me contaron; de cómo cambiaron mi forma de apreciar un tema. Y sobre todo, recuerdo las clases llenas de gente cautivada por el tema, que continuaba compartiendo opiniones con sus compañeros horas después de salir de clase.

Quien más quien menos, todos los profesores perseguimos esta situación ideal donde los alumnos quedan enganchados a nuestras clases igual que lo harían con un videojuego, y el tema se convierte en una parte importante de su vida. Algo que seguirán recordando dentro de varias décadas.

Indiana Jones y el Santo Grial de la educación
Al igual que Indiana Jones con el Santo Grial, debemos escoger sabiamente los elementos y técnicas que usamos en clase para conseguirlo. Por suerte, al contrario que Indiana Jones, no tenemos solo una oportunidad para escoger bien 😌

Herramientas como Kahoot! o nuestras clases interactivas ayudan a mantener la atención a través de elementos interactivos. Por supuesto, también están las técnicas de la vieja escuela, como preparar material manual y hacer proyectos o juegos participativos en clase.

Sea cual sea tu estilo, aquí tienes 6 consejos para hacer tus clases más dinámicas y participativas.

1. Valora los conocimientos que los alumnos adquieren por su cuenta

No tengas miedo a poner ejercicios que estén fuera del temario, o a hacer preguntas sobre cosas que aún no has explicado en clase. Es bueno que los alumnos sepan que la curiosidad y el trabajo autónomo están bien valorados.

2. Pon a prueba a tus alumnos frecuentemente

El mejor antídoto contra el déficit de atención es pedir que los alumnos demuestren constantemente que están escuchando y entendiendo el tema.

Las preguntas cerradas (con una respuesta concreta) son las que mejor funcionan.

3. Inicia debates subjetivos o hipotéticos

Es común que muchos alumnos sufran miedo escénico o síndrome del impostor cuando les pedimos que participen en clase. Esto se debe al temor a que sus opiniones o respuestas sean rechazadas por ser falsas o ridículas. Y esta falta de confianza y desinhibición, si no se cura a tiempo, se arrastra a la vida adulta.

Estudiantes con las manos levantadas

Una buena forma de aumentar la participación es iniciar debates subjetivos o hipotéticos en clase. Estos debates:

4. Trata los fallos como oportunidades

Las personas somos notoriamente malas a la hora de reconocer y superar nuestras debilidades. Un fallo grabado con tinta roja y ya reflejado en la nota hace que cada vez seamos más reacios a cosas como:

Sin embargo, estas son justamente las actividades que más nos ayudan a aprender, ya que podemos relacionarlas con un problema real que hemos encontrado, razonado y errado. Forma parte de nuestra experiencia vital.

¿Y si cambiáramos nuestra manera de ver los fallos? ¿Qué tal si los tratáramos como oportunidades para expandir, cambiar y mejorar de manera inmediata?

5. Acaba la clase con suspense

Hay una razón por la cual existe el binge-watching (los atracones de series que muchos nos pegamos con nuestra series favoritas). ¡Son adictivas!

No es casualidad que a mitad de un capítulo pensemos “este es el último”, pero cuando llega el final no podamos evitar ver el siguiente. Hay una técnica que los guionistas han aprendido y perfeccionado a lo largo de los años… Los Cliffhangers.

Resiste la tentación de acabar una clase redonda e intenta terminar a la mitad de un misterio, una anécdota o un giro de perspectiva. Así tus alumnos contarán las horas hasta que comience la próxima clase.

6. Nunca dejes de probar nuevas técnicas y herramientas

Taller con herramientas

En España decimos que “cada maestrillo tiene su librillo” (cada cual tiene su manera de hacer las cosas), pero lo mejor que podemos hacer para mejorar nuestra docencia y el aprendizaje de nuestros alumnos es estar abiertos a probar nuevas técnicas y herramientas con frecuencia.

Seguramente que la mayoría no serán para nosotros o no encajarán con nuestro temario, pero experimentar con ellas enriquecerá nuestra experiencia y nos hará mejores profesionales.